Blog completo

Inicio/Blog completo
Blog completo2019-12-10T16:26:20-03:00
Fases de la Rehabilitación Cardiovascular: FASE 4

Fases de la Rehabilitación Cardiovascular: FASE 4

15 Marzo 2016 | Autor: Dr. Alejandro Gómez Monroy | 974 visitas

Esta es la última fase de la RHCV y también se denomina fase de mantenimiento, su duración, como ya lo hemos dicho anteriormente, es ilimitada es decir que dura toda la vida del paciente salvo que la RHCV hubiera sido utilizada para alguna enfermedad curable, en ese caso por demás infrecuente en cardiología, luego de pasar por las tres fases anteriores, el paciente podrá ser dado de alta con las medidas higiénico – dietéticas apropiadas.

La patología más frecuentemente tratada con rehabilitación es la cardiopatía isquémica conocida también como enfermedad coronaria, es una enfermedad crónica no transmisible y si bien tiene tratamiento no tiene cura, por lo que el tratamiento de RHCV debe acompañar al paciente durante toda la vida.

Como se comentó al comienzo de esta sección la duración de la RHCV es motivo de discrepancia entre los cardiólogos pero si tenemos en cuenta el carácter evolutivo de la enfermedad coronaria (la patología que ocupa el 80% de nuestro trabajo), la resistencia de los factores de riesgo y el rumbo cada vez más sedentario que está tomando la sociedad en todo el mundo resulta simple al menos en la fundamentación resolver esta controversia, si podemos cuestionar el grado de supervisión a aplicar en esta fase de mantenimiento, lo que no se puede discutir es que estos pacientes deben hacer su ejercicio físico terapéutico en el ámbito de un centro de rehabilitación cardiovascular, situación que los prepara para tener una vida plena y activa, incluso participando de diferentes deportes adaptados a su condición, lo que no se debe aceptar sin ser cuestionado es aquel paciente que con historia deportiva previa, luego de saberse enfermo y una vez estabilizado, desea reemplazar la rehabilitación cardiovascular con ese deporte.

La RHCV lo prepara para el deporte, pero el deporte no reemplaza a la rehabilitación cardíaca dado que esta es mucho más que solo hacer ejercicio físico, el no entendimiento por parte del cardiólogo de cabecera y el propio paciente de esta situación lo coloca bajo un riesgo innecesario y evitable por lo que consideramos que dicho desconocimiento de parte del médico de cabecera quien es el que debiera brindar el buen consejo o indicación correcta, algún día será considerado por la sociedad como una mala praxis.

La fase IV utiliza las tres herramientas de la rehabilitación siendo el ejercicio físico y el control las más importantes y utilizadas, juntamente con breves intervenciones periódicas de refuerzo del plan educativo con todos los aspectos preventivos enseñados oportunamente, todas estas medidas hacen que el paciente mantenga en el tiempo un hábito y conducta saludable que sin contribuye junto con todos los otros tratamientos a no solo a mejorar la calidad de vida, si no a disminuir significativamente la mortalidad de causa cardiovascular y de otras causas ya que estas medidas que son aplicadas y sostenidas en el tiempo por la RHCV brindada en forma crónica han demostrado tener efectos saludables no solo para las enfermedades cardiovasculares.